El mejor packaging y las mejores etiquetas no son cuestión de suerte!

 

Las 4 Tendencias actuales de las etiquetas de vino

Las 4 Tendencias actuales de las etiquetas de vino

DISEÑOS LLAMATIVOS

En el pasado el principal objetivo de las etiquetas de vino era el de informar al consumidor del tipo de uva, su historia, región, … A pesar de que esa información sigue siendo relevante, la mayor parte de las veces ya no ocupa el espacio principal de la etiqueta frontal y ésta ha ido dando paso a otras tendencias. 

 

1. Importancia del diseño en la etiqueta frontal

La información sobre el vino y la cosecha tiende a ubicarse en la etiqueta trasera, mientras que la etiqueta frontal busca evocar los intereses del consumidor.

Las etiquetas austeras, rectangulares con ilustraciones de castillos han dejado paso a diseños de colores vivos y formas troqueladas que a veces dejan ver el vino a través de la propia etiqueta.

Las etiquetas de vino ahora se centran en el diseño gráfico y los colores.

2. Los nombres extravagantes:

Paula Sugarman, con más de 20 años de experiencia en el diseño de etiquetas de vino y fundadora del Grupo de Diseño Sugarman habla de la tendencia a usar nombres extravagantes y descarados en el mercado del vino.  Un ejemplo muy claro sería el vino llamado De Puta Madre, vino de Castilla y León, de la bodega Jacques&François Lurton. Muchas de estas marcas serán solo una moda y otras permanecerán en el tiempo. Para que una marca de vino se diferencie y permanezca en el tiempo por su nombre, éste tiene que ser a la vez relevante y memorable. 

Las investigaciones muestran que más del 50% de la generación del milenio encuentran más atractivas las etiquetas de vino con nombres extravagantes y el 81% prefiere las etiquetas claras y fáciles de entender.

3. Tendencia a representar animales

Esta tendencia cada vez más de moda, parece que  comenzó en Australia con una pequeña bodega familiar llamada Casella Wines y su marca Yellow Tail.

Estas etiquetas de animales, que cuentan con perros, canguros, pingüinos, peces, lagartos y muchos otros, suelen estar diseñadas para los compradores de vino más jóvenes.

Muchas marcas de vino que incluyen animales en sus etiquetas tiene un gran éxito, sobre todo entre un público joven y alegre.

Un ejemplo puede ser la etiqueta de El perro verde, un blanco de la D.O. de Rueda, con un perro que intenta morderse la cola, diseñada por el ilustrador coruñés Miguelanxo Prado. 

Imagen de Vilaviniteca. 

4. El diseño del éxito:

Los productores de vino han comenzado a alejarse de diseño tradicional de etiquetas de vino incorporando gráficos en negrita y colores brillantes. La doctora Elizabeth Loftus, profesora de psicología y comportamiento social en la Universidad de California, realizó un estudio para ver si las botellas de vino con gráficos llamativos y logotipos claros son más fáciles de recordar que las que tiene letras y sellos tradicionales. Los sujetos fueron capaces de recordar

94% de las botellas de vino con etiquetas gráficas

18% los que tienen etiquetas tradicionales

 

A pesar de todo, no debemos olvidar que la etiqueta puede hacer que el consumidor se decida por un vino, pero si la calidad del mismo no está a la altura, ese consumidor no volverá a elegir esa botella en la estantería del supermercado.

Artículos Relacionados